Ya la tempestad, ha reabierto mis heridas
lanzandome al mundo hoy.
Y la realidad, de una tierra hostil y fría
me muestra su cruel verdad.

Harto de ideales, que padecen en la ira
a esta altura, quien soy yo.
Azotes de mal son, que envía Satán
ya Dios no los conduce hoy.

Se asombran aún más, ante el son del
Heavy Metal!! Pues no los dejan pensar
que son herramientas, manejadas
por perversas mentes que
construyen el final!