Basta de engaños, el presente es dolor.
Y yo vivo la realidad,
y de ella es mi reacción.

Pues estoy cansado del llanto
que nunca algo me dió.
De la calma, y la paciencia
ante la represión.

Me reiré al ver sus caras
expresando el dolor
producido por la blanca fuerza
de nuestra unión.

Pues estoy cansado del llanto
que nunca algo me dió.
De la calma, y la paciencia
ante la represión.

Ya es muy tarde, para soñar
es el momento de despertar
Las palabras y las flores,
nada pudieron cambiar
es el momento de luchar.